Inicio

/

Blog

/

La prerrogativa entre escoger un negocio rentable, o uno basado en ilusiones.

La prerrogativa entre escoger un negocio rentable, o uno basado en ilusiones.

Miguel G.C.

   

Publicado - septiembre 19, 2017

Lunes por la mañana, llegaba a uno de los eventos de emprendimiento más grande del país; justo al entrar miré rápidamente que eran cientos, por no decir miles, los negocios que se encontraban ofertando sus innovadores modelos de negocios; me sentí asombrado y maravillado al ver tanto talento reunido en cada uno de los stands. Con el paso del tiempo sin embargo, me fui desilusionando.


El evento era Increíble: cientos de conferencias de los principales empresarios del país; los stands, en su mayoría, con publicidad Beyond The Line y con muchas actividades interactivas e innovadoras; aquel negocio que no cumplía con ninguna de estas características recurría al principal y comúnmente usado recurso de la entrega de suvenires.


¿Y nuestra compañía que llevaba? Simple: Un negocio rentable y con un mercado en constante expansión.
Al decidir llevar a cabo un modelo de negocios competitivo, pensé en la idea principal de lograr que dicho proyecto estuviera estructurado de manera que:
1. Cualquier persona pudiera realizarlo.
2. Tuviera bastante rentabilidad para nuestra empresa.
3. De igual manera tuviera rentabilidad inmediata para el emprendedor.


Entre los negocios ofertados en dicha exposición, pude ver emprendimientos que, al observarlos por vez primera y con la euforia así como las herramientas que mostraban los emprendedores, parecían maravillosos, sin embargo al hacer el cálculo de la rentabilidad de los mismos, se detectaba como los negocios no estaban bien estructurados a diferencia del nuestro. Daré un ejemplo:


Llegué a un stand lleno de algarabía y entusiasmo, el cual estaba compuesto por un grupo de jóvenes alegres, con un aspecto relajado y con emoción desmedida.
-“debe ser un gran negocio”- pensé.
Uno de los jóvenes me ofrecía una galleta de arándano, la cual probé y al principio no me gustó mucho pero que comí completa por educación. En unos segundos me pude enterar que ese era el negocio que ofrecían.
-“pero, me imagino que deben tener un análisis del mercado que indique la necesidad de este producto- dije.
Los jóvenes se voltearon a mirar entre sí, sin saber que responder.
-“ok, entonces la deben ofrecer a un precio muy competitivo´- cuestioné.
- ! claro que sí! – dijo uno de los jóvenes entusiasmado-
-“A usted se la vendemos en 10 pesos, y usted la puede vender en 25 pesos”- comentó otro de los jóvenes con el mismo entusiasmo.
“-una galleta, en 25 pesos, ¿Cómo piensan que esto puede ser un negocio rentable?-” pensé.
No quise decir nada para no ofender a los emprendedores.


Sin embargo, analicemos un poco la información: con un margen de ganancia de 15 pesos por galleta, para ganar una cantidad que me parece aceptable en un negocio digamos, un estimado de 15, 000 pesos, tendría que vender 100 galletas; es decir, tendría que localizar hacer labor de venta con 100 personas, esto sin contar las que me rechazarían por el valor elevado de la galleta; tal vez algún cliente me compraría 2 o hasta 4 galletas, algo que no sería mayor tomando en cuenta que ya sería un gasto de 100 pesos únicamente por 4 galletas.


No era para nada rentable.
En otro de los negocios, una empresaria ofrecía el suministro de café orgánico, con un precio un poco más realista pero de igual manera poco rentable: por una suma de 4000 pesos ofrecía obtener una ganancia neta de 1000 pesos de recuperación de inversión. El problema es que habría que vender un café que normalmente sale en 43 pesos con una marca conocida, en más de 200 pesos a 24 personas para obtener esta ganancia.


Un estudio que realizó recientemente la consultora global especializada en emprendimiento Global Entrepreneuship Monitor, arrojó que en México más del 75% de los nuevos emprendedores fracasan apenas al segundo año de iniciar sus nuevos negocios, lo cual nos dice que de alguna manera los miles de negocios que se activan al año tienen una gran posibilidad de fracasar, pero esto es (según nuestro análisis) por los siguientes motivos:


1. Falta de Rentabilidad: la gran mayoría de los emprendedores tiene una idea que, relacionada con su estilo de vida, la considera como buena, sin tomar en cuenta el factor de la necesidad del producto, los costos de implementación, y el alto costo de producción del producto vs la cantidad de retorno de inversión.
2. Falta de estudios del mercado: Bien, tienes una idea rentable, innovadora y muy seguramente va a cambiar el mercado, ¿Qué falta? Falta mucho aún: ¿Cuáles seran tus clientes? ¿Dónde estarán? ¿Cuánto estarán dispuestos a invertir? ¿la cantidad que inviertan será acorde con la que a ti te sirve para costear y solventar tu negocio?
3. Falta de Diseño empresarial: tu producto es muy rentable, ya sabes totalmente quien será tu mercado, pero ¿ya sabes cuánto personal deberás tener para iniciar? ¿Cuáles son las estrategias para ejecutar tu plan? ¿qué hacer antes, durante, y después de tener un cliente cautivo? Si no puedes resolver estas dudas careces de diseño y planificación empresarial.


En Prossea estamos comprometidos con el desarrollo de los emprendedores que confíen en nuestro proyecto, por lo que hemos diseñado un proyecto que cumple con los más altos estándares de ejecución, control, y medición de los resultados, además de ser pensado para personas que no conocen o bien conocen poco del mercado de rastreo; nuestra oferta además, está sustentada por estudios propios así como secundarios, que avalan su existencia.
En cuanto al retorno de inversión, realizamos un plan que garantiza a cada cliente el obtener desde el primer mes una ganancia además del pago completo de la inversión y las herramientas usadas para lograr el objetivo.


Es por ello que nuestro modelo de negocios hoy por hoy es la opción más viable, en un mercado cada vez más amplio y con ganancias altas hasta por un solo cliente obtenido.
¿Qué otro negocio te ofrece esta posibilidad?, estamos seguros que ninguno.